CINE NEGRO

SIN CITY (2005)
No es otra cosa que el género policiaco por excelencia. Intrigas, asesinatos y robos. Film noir. El mismo que iniciara Jhon Houston en 1941 con The Falcon Maltese (novela de Dashiell Hammett) con la descollante actuación de Humphrey Bogart. Ahora, Robert Rodríguez (El Mariachi, 1993) asistido por Frank Miller y su brother Tarantino, lleva a la pantalla las tres historias más populares de Miller: “The Hard Goodbye” protagonizada por Mickey Rourke (Marv, el asesino vengador de una prostituta), “The Yellow Bastard” (donde Bruce Willis es Hartigan, el policía honesto al que se le complica el último día de servicio) y por último, “The Big Fat Kill” (con Rosario Dawson, una “mami” morena y matona, cabecilla de un grupo de putas armadas hasta los dientes, que por un error ponen en peligro la seguridad de sus vidas y de su gótico vecindario).

No crean que sólo es otra película basada en comics, como la primigenia Superman de 1977. O como las Batman, Spawn, X-Men, Spiderman, el bodrio llamado Daredevil, o el otro intitulado Elektra (un remedo de la original que hiciera el mismo Miller para la Marvel), el verde Hulk, The Punisher y hace poco, Los 4 Fantásticos. No. Sin City o La Ciudad del Pecado es básicamente una reproducción de las viñetas de las novelas gráficas de Miller. El mismo escenario, obviamente digital y con ninguna locación natural. Los mismos diálogos melosos y lo mejor, la misma fotografía. Fuertes contrastes en blanco y negro, pizcas de color sobrenatural y es así, es ficción pura. Sin cuestionamientos. Aquí no vale de mucho nuestra lógica sino el mero placer de recorrer las páginas de una novela gráfica que, gracias a la tecnología digital, han cobrado vida. Quizás por este formato, el digital y no el celuloide, sea que las imágenes están más cerca del expresionismo alemán que del realismo (El Gabinete del Doctor Caligari –Alemania, 1919– tiene paternidad aquí). No hay que perderse el inicio y en todo caso hay que recordarlo, puesto que al final se enlaza con lo que pareciera ser el remanente del film. La basurita. Los bostezos. Un final algo innecesario y reiterativo que le roba lo ganado hasta entonces. Ya se me hacía extraña la poca participación de Bruce Willis. Podría afirmar que de las historias, la segunda es la mejor: “The Hard Goodbye”. El conflicto de la incomprensión, la soledad, el amor y una enigmática sed de muerte habitan en un mismo ser mutante, de una vitalidad envidiable: Marv. Es fácil identificar la mano de Tarantino casi al final de la cinta, en el vecindario de las putas, cuando aparece una chinita que emula a la mejor Uma Thurman en Kill Bill, repartiendo sablazos por aquí y por allá. En resumen es una buena película pero no llega a llenar el ojo. Se escapa de las manos poco después de la primera mitad. Más de lo mismo. Se fue la sorpresa. Sin embargo, creo que es la cinta que le ha dado un lugar, justo y privilegiado, a la historieta como objeto de arte y cosa curiosa, ya he visto en los puestos callejeros algunas copias de las novelas de Frank Miller.

6 Comments

  1. La acabo de ver, y no me ha llenado, por motivos diferentes, y es que el calcado no quedo bien, no se si has leído/visto/comido el comic pero le falta el gestalt, el ritmo, la viñeta, la pausa, no son lenguajes iguales. Sí, la pelicula tiene una vitalidad envidiable, pero la adaptacion, no es viñeta a viñeta; a la historia de Marv, por citar una, le falta pausa y locura. No sé, quedé impresionado y defraudado por igual. Es un referente y un experimento válido, pero no es todo lo que pueda dar Sincity. Miller debe estar contento con los dolares antes que con el resultado, o es lo mejor que le ha obtenido por su obra, porque de él ya han abusado antes en Hollywood. Puff! me quedan remolinos en la mano, creo que escribiré de esta pelicula pronto. Hablamos.

  2. la vi la oprimera ves en mi mihatoo de un vcd bamba, me parecio interesante por la forma, bacan para que, la segunda me fui a verla al cine, la pantallota dije, pero sali desepcionado la pelicula no me deja nada, si quiera en kill bill se habla de super heroes y hay ideas en el aire en esta no, es muy anecdotica, un chorreo de plata increible, me dio pena al final sentirme tan vacio, me equivoque en ir ha verla por segunda vez no es de esas peliculas.

  3. No la he visto, pero si la localizo en video la visiono seguro. Yo soy amante sin medida de Raymond Chandler y Patricia Highsmith, negros donde los haya! y Kill bill me encantó, las dos partes. Extraña película y magnifica Uma. Un abraza. Me has llegado al alma con tus comentarios seguidos en mi apreciado Gusanillo. Ese es mi rincón secreto. Mi cueva de Ali Babá…

Leave a Reply