DE LA PANTALLA A LA CAMA

Cuando las estadísticas mundiales afirman que gran parte de las relaciones de pareja, entre “choques y fugas”, noviazgos y matrimonios, se originan en el centro de trabajo, tienen mucha razón. La hermosa Diane Keaton es una muestra viva y famosa (lo digo porque entre los mortales abundamos ejemplos similares pero desconocidos)que respalda dicha premisa, pues entre sus matrimonios cuentan varios de los actores y directores con quienes ha compartido escenarios y, por si fuera poco, ella siente predilección por los romances generados mientras rueda algún film. “Al actuar, sabes adónde vas y puedes simplemente disfrutarlo por lo que es”, dijo Keaton a la revista “Time”. “La vida real es complicada, mientras que en la pantalla ya se sabe cuáles son las líneas. Todos hacen lo que se supone que deben hacer”, añadió. Para la actriz de 59 años, su habilidad para escuchar hizo posible mantener sus relaciones con Woody Allen, Al Pacino y Warren Beatty. “Yo era buena oyente, pero eso se desgasta luego y ellos se aburren”, agregó Keaton, quien protagoniza la cinta “The Family Stone”, próxima a estrenarse. Si cada relación que uno emprende viniera con un guión, pienso que sería algo tan aburrido y más aún cuando éste llegue a la última línea: todo sería una pantomima del cine mudo o una eterna repetición.

2 Comments

Leave a Reply