EPISTOLARIO SIN PREJUICIOS

Luego de la tonta trifulca en 2005 entre los escritores denominados y autodenominados (o quizás sería mejor decir “encasillados” y “autoencasillados”) “andinos” y “criollos” (la eterna pugna entre Lima y las provincias), encontré una carta (lamento el destiempo) que me parece servirá como un jalón de orejas, cuando no de ejemplo, para el bochinche de callejón que nada tuvo de literario el año pasado, salvo los participantes y por supuesto, con esto no deseo remover la aparente calma.

Barranco, 15 de julio de 1917

Señor César Vallejo.

Sus versos me han parecido admirables por la riqueza musical e imaginativa y por la profundidad dolorosa. Conocía algunas composiciones de su pluma, habiendo preguntado por usted en más de una ocasión, con el sentimiento de no haber practicado la prosa, pues sus poesías se prestan para un estudio maestro. En este vapor escribo a los redactores de la revista Renacimiento, de Guayaquil y con palabras elogiosas por cierto bien merecidas, les prometo sus poesías; pero no deseando separarme de los originales que me envió, le suplico que mande otros a J. A. Falconi Villagómez, director de Renacimiento, Guayaquil, Casilla 639. Renacimiento tiene agentes en toda América. Y reciba el sincero aplauso de S.S.
José María Eguren

* EXTRAIDA DE “JOSÉ MARÍA EGUREN, OBRA COMPLETA”. BCP.

5 Comments

Leave a Reply