MR. BUKOWSKI MILLER GUTIÉRREZ

En el casco viejo de la Habana, en uno de esos edificios que parecen caerse a pedazos cada vez que llueve, vive Pedro Juan Gutiérrez, un escritor “duro”, como lo dicen las reseñas. El tipo ha nacido en el 47 y se mantiene flaco y juerguero. Es de las personas que, pienso, no ha terminado de crecer, y eso lo hace particular. Su literatura, plagada de temas realistas (no sé si reales), no pierde el tono de asombro, cosa de niños, aunque se trate de violaciones, mutilados arrechos, ancianas que se prostituyen, homosexuales que prefieren las butacas de un cine clandestino a las bancas de un parque para amarse, un mulato sexualmente dotado, que riega con su esperma a la audiencia, al menos a los de la primera fila, etc. También retrata la miseria habanera, la de los guajiros que siempre sonríen aún con la barriga vacía. Es decir, nos muestra una Habana que no aparece en ninguna postal. Su prosa es rápida. Casi periodística. Parece difícil dejar de leerlo. Si fuera director de cine, creo que lo suyo serían los “cortos”. Esas pinceladas que se graban en los intestinos, en menos de 20 minutos de película. Cuba posee uno de los más deliciosos lenguajes coloquiales, y Pedro Juan lo explota y asimila muy bien, sin ser burdo, sólo siendo como es, un tipo habanero que ama la habana y la goza, sin importarle mucho lo que venga mañana. Algunos lo acusan de tener una prosa descuida. Yo creo que el fondo de su temática (una Cuba de a diario) se acomoda a la forma de su lenguaje; un lenguaje, si cabe el término: cámara en mano y sin avisar que está grabando. Para lo otro tienen a Cabrera Infante (cinéfilo empedernido: “Cine y Sardinas”), con sus juegos metalingüísticos, o Alejo Carpentier, con su barroquismo decimonónico. No puedo imaginar una adaptación, una buena, de “Tres Tristes Tigres” o de “El Ciclo de las Luces”, por ejemplo. Pero sí una de “Carne de Perro” (libro de relatos de Gutiérrez), pues cada historia contribuye a formar un cuerpo ágil y voluminoso, un tronco invisible aunque necesario, por donde discurren los relatos. Es decir, la temporalidad, aparentemente inexistente, y la aparente independencia de cada uno de los relatos, serían aprovechados al máximo en lenguaje cinematográfico. Más todavía en lo erótico, campo del que ya no vale la pena escribir (a no ser que se haga con maestría), pues lo audiovisual le lleva demasiada ventaja y no demora tanto.
Pedro Juan Gutiérrez es publicado en España y reconocido además en Europa y América del Sur y Central. En cuba no sé si lo quieren tanto (tal vez Zenia, bloguera cubana, nos ayude un poco). Aún así, no ha abandonado La Isla y vive en El Centro, bebiendo ron, escribiendo, pintando, fumando y fornicando, con una perla incrustada en la punta del glande, para proveer de mayor placer a sus ocasionales parejas. No es que a estas alturas esté yo a la caza de “bukowskis” (como me lo dijo X:Dioslaperra, una vez) sino, que es atractivo fantasear con ciertas cuestiones, más cuando éstas son abordadas de una manera inteligente y mordaz, pero sobre todo, latinas.
Espero con esto haber satisfecho la curiosidad de mi amigo Jorge, en Alicante, España. También agradecerle, ya que este post se originó por su inquietud. Quizá alguien pueda llevar algo de Gutiérrez a la pantalla, al menos como ejercicio. Tal vez a los realizadores que gustan de filmes presentados a manera de mosaicos que se encienden y se apagan, que distraen y preocupan, sin concesiones. “ANIMAL TROPICAL“, “CARNE DE PERRO“, “TRILOGÍA SUCIA DE LA HABANA” son libros suyos que he leído y recomiendo. Por eso se me antojó imaginar un film basado en esos libros, que pintan a una Habana verdadera, aunque distinta de la vista en “SOY CUBA” y “MALHABANA”. *en la web hay relatos suyos. clik aquí

8 Comments

  1. Gracias Óscar por dedicar un rato.Me pareció interesante Trilogía sucia de la Habana y decepcionante Nuestro GG nen La Habana. Tiene un punto interesante como autor “maldito”; lo que no sé es si anda un poco ‘programado’ y adulado por editoriales deseosas de encontrar tipos duros que se aparten de la norma.
    Enhorabuena por su blog.

  2. Anónimo

    Hola ôscar, Zenia desde:

    http://imaginados.blogia.com

    Has hecho un buen retrato. Colguè hace dìas un post sobre el cine cubano y la forma en que aborda con muchos contrastes, la realidad cubana, como es tradicional en esta manifestaciòn del arte en la isla: Fresa y Chocolate, Habana Blues… por solo citar algunos ejemplos.
    Leì Animal Tropical y sus tres relatos sobre la capital cubana, algunos lo sitùan en esa corriente que ha dado en llamarse Realismo sucio y que en Amèrica Latina tiene numerosos ejemplos, en Mèxico, en Colombia, por solo mencionar algunos.
    Es como una especie de aquella corriente el “Nuevo periodismo”, lo que ahora incluye lecturas acerca de la sexualidad y otros tòpicos de manera màs descarnada.
    La realidad de Amèrica Latina, continente tercermundista, siempre es un buen caldo para diferentes corrientes en el arte.

  3. Así están las cosas. REALISMO SUCIO le llaman, como dice Zenia, aunque nadie sabe a ciencia cierta cuánta verdad hay en eso. Lo de Jorge es interesante, porque no olvidemos que la literatura es, ante todo, un negocio para las editoriales. O al menos es lo que se espera de que sea.

  4. Buena semblanza. Hay una literatura que fluye, sin los cánones tradiconales y resulta interesante. La de Pedro Juan Gutiérrez, al menos en el fragmento ofrecido, es fresca, coloquial, visual, sin pretenciones. Quizás pudieras poner un fragmento escogido de lo que tú ya leiste de él (esto es una solicitud abusiva con tu blog, por supuesto).

Leave a Reply