EL HILO DE LA VERDAD

La noche del 5 de setiembre, a cinco días del fin de los juegos olímpicos de Munich, ocho terroristas palestinos, del comando “Setiembre Negro” (“Ikrit Biraam”, en recuerdo de dos villas que Israel había eliminado en 1948) ingresaron disparando en las habitaciones del equipo israelí.
El resultado fue la muerte del entrenador de lucha, Moshe Weinberg, y el pesista Joseph Romano. Nueve deportistas fueron secuestrados por los terroristas que exigían la liberación de 200 prisioneros palestinos detenidos en Israel.
Las autoridades alemanas consiguieron llevar a secuestradores y rehenes al aeropuerto militar de Führstenfeldbrück, donde, prometieron, los esperaría un avión rumbo a Egipto. En El Cairo, los terroristas palestinos canjearían a los atletas por los prisioneros.
Era una trampa: francotiradores en helicópteros habrieron fuego sobre los terroristas, quienes, cegados por los reflectores, dispararon sin control. El resultado fue dramático: 17 muertos (nueve atletas israelíes, cinco terroristas, un policía y un piloto). Esto informaba la prensa al respecto.

El 23 de diciembre último se estrenó MUNICH en Estados Unidos, (a las justas para entrar en la brega por un premio de la Academia), el film de Spielberg, sobre este episodio. Una producción basada en el desacreditado libro de 1984 “Venganza”, que dicen contiene las confesiones de un asesino de la Mossad, arrepentido entonces.
La película, MUNICH, de la que hablaremos en el siguiente post, narra la cacería a los tres terroristas palestinos sobrevivientes a lo ocurrido en el aeropuerto de Führstenfeldbrück, y a otros dirigentes de “Septiembre Negro”. Recorre, además, otros pasajes, de los que trataremos en los próximos días.

One Comment

Leave a Reply