LUCES, CAMARAS, AL SUR

“(…) La aparición de las primeras salas de cine en nuestro país atrajo a muchos curiosos, entre ellos no solo a espectadores sino también a aquellos que intentaron realizar películas, obras en este nuevo arte. Muchos grandes intelectuales de inicios de siglo opinaban con asombro, pero con mucha certeza sobre las bondades y potencialidades del naciente séptimo arte. JORGE BASADRE, JOSÉ CARLOS MARIÁTEGUI, CÉSAR VALLEJO, XAVIER ABRIL, cruzaron líneas sobre el cine, siendo uno de los más famosos ensayos el escrito por MARIÁTEGUI sobre CHARLES CHAPLIN. La primera película peruana fue NEGOCIO AL AGUA, estrenada en abril de 1913 en el Cinema Teatro de Lima. Interesante es saber que el Presidente Augusto B. Leguía censuró la película PÁGINAS HEROICAS en 1926 porque ofendía los sentimientos de Chile, país con el que estábamos en tratativas para la recuperación de Tacna y Arica. Incluso hubo una película que fue todo un éxito y tuvo acogida en el extranjero. Era LA PERRICHOLI. Eran otros tiempos.
A la aparición del sonoro, sólo los países grandes generaron un cine de interés que supo vadear la locura del gran conflicto mundial como lo fue la Segunda Guerra Mundial y sus antecedentes. Es más, algunas cinematografías se vieron beneficiadas con este desbande europeo, como lo fue para Argentina, Brasil y, sobre todo, México, país que recibió actores, libretistas y un gran director como lo fue BUÑUEL. El cine mexicano se hizo famoso más allá de las fronteras de la lengua con filmes como MARÍA CANDELARIA, LOS OLVIDADOS. El México de los 70 tiene un gran terremoto social en el caso explosivo TLATELOLCO y de ahí surgen voces en HERMOSILLO, RIPSTEIN. La herida mexicana abierta antes de sus Juegos Olímpicos ha sida vista aún con cierto temor al respecto. Los brasileños tuvieron a un genio en los 60: GLAUBER ROCHA y un nôvo cinema, extraordinario. Pero también tuvieron una serie de dictaduras militares desde la caída de GETULIO VARGAS. Por eso muchos artistas tuvieron que optar el exilio. Y Argentina tuvo a TORRES NILSON, un gran director de los 60 entre dictaduras y dictablandas. Un caso sui generis es el que el cine recibió un fuerte apoyo económico en los 50 bajo el gobierno de JUAN DOMINGO PERÓN, quien también, irónica pero entendible situación, ayudó a diezmar mucho trabajo intelectual crítico de su época o por el capricho de su esposa, la inmortal y mediocre actriz EVA PERÓN; conocido es en el mundo del chisme y farándula que LIBERTAD LAMARQUE tuvo que liar bultos y salir para México por orden de Evita. Mención aparte merece el caso boliviano que tiene a un gran cineasta del mundo marginal indígena como lo es SERGIO SANJINÉS. Perú tuvo una tímida ley de cine dictada por el gobierno militar de Velasco, pero fracasa por una serie de razones; sin embargo, fue el campo para muchos directores y personas ligadas al cine para experimentar, crecer, dar propuestas. De ahí salen FEDERICO GARCÍA, GUERRA, LOMBARDI y un grupo de intelectuales que trabajaba en una de las más sólidas revistas que haya existido en toda América Latina: HABLEMOS DE CINE.” Extraído del texto de mi amigo Gerardo Cailloma, para la muestra de Cine Latinoamericano en el cineclub que dirige en la UPN.

6 Comments

  1. El ensayo de Mariátegui sobre cine, está en la Biblioteca Nacional, a donde iré este fin de semana o el siguiente. Luego que lo consiga (si es verdad el dato que me han dado), veré la forma de hacérlo llegar a los interesados. Por supuesto, Magda, la de la idea, será la primera en recibirlo.
    Erika (me avisas cuando salga tu poemario) y Antolín (cómo va el corto), gracias.

Leave a Reply