NOSTALGIA BOLAÑO

En una de las entrevistas en Lima, con motivo de la reciente Feria Internaciona del Libro (FIL), el editor de Anagrama, Jorge Herralde, dijo que no tenía hijos y que quizás por eso, entre otras muchas razones, quería y sentía a Roberto Bolaño como hijo suyo. El hijo natural que nunca tuvo y que la literatura, de una extraña manera, le había concedido. Jorge Herralde ha escrito varios libros sobre escritores y, a la muerte de Bolaño, no fue raro que publicara un libro sobre su “hijo”. “Para Roberto Bolaño” ha sido editado en Perú por la joven editorial Estruendomudo (me parece que con título distinto al consignado aquí, que yo tuve antes en una edición chilena de Catalonia, 2005, en este verano) y en él se presentan datos y anécdotas de primera mano acerca de la relación literaria entre Roberto Bolaño y su editor, Jorge Herralde. De ello, quizá lo que más me conmovió, fue leer la carta que Bolaño escribió y envió solicitando una beca, la famosa GUGGENHEIM. Petición, como sabemos, denegada. Me pregunto ahora qué habría sido de Roberto Bolaño si entonces le hubieran dado la beca solicitada. En fin. He trascrito la carta que aparece en el libro de Jorge Herralde, omitiendo el listado de las obras y publicaciones que Bolaño también adjuntó en dicha carta.

“PETICIÓN DE UNA BECA GUGGENHEIM

En noviembre de 1996, Bolaño decidió solicitar una beca Guggenheim.
Para fundamentar su petición Roberto redactó una sucinta nota biográfica, una lista de publicaciones y una descripción del “Proyecto de trabajo”, la redacción de “Los Detectives Salvajes”.
La petición estaba acompañada de una carta mía, como editor suyo, una fotocopia de una carta de Silvia Meucci, scout de Feltrinelli, comunicándoles su informe positivo de “Estrella distante”, aconsejando su publicación (recomendación desoída por la editorial italiana), así como de las reseñas de “Estrella Distant” a cargo de Joaquín Marco (ABC), Ignacio Echevarría (El País) y Luís Alonso Girgado (El Correo Gallego).
El 2 de mayo de 1997, en una carta de la John Simon Guggenheim Memorial Foundation, Peter Kardon, director del Latin American Program, deploraba comunicar que, a causa de los limitados fondos de dicho año, el Comité de Selección no había podido subvencionar a Roberto Bolaño.
Siguen a continuación los textos redactados por Roberto Bolaño.

ROBERTO BOLAÑO

Hasta los quince años viví en Chile. En 1968 mi familia se instaló en México. A los dieciséis años dejé los estudios y me puse a escribir y a trabajar (he ejercido todos los oficios). En agosto de 1973 volví a Chile, con tan mala fortuna que al cabo de un mes me tocó vivir el golpe de Estado. En enero de 1974 volví a México. Durante un tiempo participé en el Infrarrealismo, grupo poético vanguardista. En 1977 viajé a Europa y terminé instalándome en Barcelona.
En México obtuve algunos premios de poesía. En España he obtenido tres premios de novela (el Ámbito Literario de Narrativa, en 1984; el Premio de Narrativa Ciudad Alcalá de Henares, en 1992, y el Premio de Novela Corta Félix Urabayen, en 1993) y dos de poesía (el Premio Rafael Morales, en 1992, y el Premio Literario Ciudad de Irán, en 1994).
He viajado por casi toda América y por Europa y África.
Mis trabajos, múltiples y variados, han estado siempre fuera del ámbito universitario en incluso en los márgenes de aquellos que proporcionan una mínima estabilidad. Por descontado, nunca he gozado de una beca ni nada parecido.
Desde 1993 vivo única y exclusivamente de mi actividad como escritor profesional.

PROYECTO DE TRABAJO

Título: Los detectives salvajes
Novela.

Duración: de julio de 1997 a julio de 1998.

Argumento:
Los detectives salvajes trata sobre la búsqueda emprendida por unos jóvenes poetas, durante los últimos meses de 1975 y los primeros de 1976, de una mujer desaparecida en 1929, en México D.F. Esta mujer se llama Cesárea Tinajero (Villaviciosa, Sonora, 1903) y fue miembro activo del primer grupo vanguardista que hubo en la literatura mexicana, el Estridentismo, movimiento fundado por Manuel Maples Arce, Germán List Arzubide, Arqueles Vela y otros, al calor de la Revolución Mexicana y las vanguardias europeas de la época (el estridentismo nace en 1927). De Cesárea Tinajero apenas quedan rastros: se sabe que fue la única mujer del grupo, se cree (no queda más que un poema suyo, inacabado) que escribía una suerte de poesía visual, se tiene la certeza que abandonó el estridentismo en 1925, 1926, y que fundó su propio movimiento literario, el Realismo-Visceral.

En 1929, a la edad de 26 años, desaparece del mundo literario mexicano. Los sobrevivientes de aquellos años creen que ha vuelto a su pueblo natal.

Extensión aproximada de la novela: entre 400 y 500 páginas.

Estructura:
Los detectives salvajes se articula entres grandes apartados.
1. Mexicanos perdidos en México: transcurre entre octubre y diciembre de 1975, en México D.F., y narra el encuentro entre dos jóvenes poetas mexicanos y un joven poeta exiliado chileno.
2. Esquema de Polifemo: transcurre desde 1975 hasta 1995 y mediante un discurso conformado por múltiples voces se dibuja el destino de una generación de jóvenes latinoamericanos, los nacidos en la década de los cincuenta. El espacio en el cual se desarrolla comprende México, Estados Unidos, Centroamérica, Chile, Argentina, varios países europeos, Israel, el norte de África, el África subsahariana.
3. Los detectives de Sonora: transcurre entre enero y febrero de 1976 y narra el viaje de tres poetas del apartado primero en busca de Cesárea Tinajero por los estados de Sonora, Arizona y Baja California.”

(Nota la caricatura la hallé en El País.)

5 Comments

  1. Sam

    Interesante post. Me gustó mucho porque me hace pensar en los mecenas y en los artistas del renacimiento. Sucede que a veces uno se siente con vocación para algo, pero como que los medios no son suficientes. Entonces viene la frsutración. Bolaño tiene la suerte de que Jorge Herralde lo quiera como su hijo. A muchos nos gustaría tener un padre que nos iluminara con sus experiencias y que comparta la misma pasión que uno. Me tocó un poco, ¿sabes? este tema de los padres y de la literatura me afecta de cuando en cuando (lamento mi sentimentalismo) porque hasta el momento nadie me ha regalado un libro (me refiero a que te digan: esto lo compré para tí, sé cuánto te servirá y cuánto lo querías) Todos los que tengo han sido comprados por obligación del cole o de la universidad y los más nuevos son los que yo misma me he regalado. Cada vez que me regalo uno, lo beso y corro a casa emocionada.
    (Creo que no pretendías eso con la entrada, pero me fue inevitable mencionarlo)

    Saludos,

  2. A riesgo de ser impertinente, Óscar, leer esa propuesta de “Los detectives salvajes” no motiva a nadie. Quizás a una persona profundamente metida en la poesía, y en una cierta “literatura hermética”. Entiendo ahora, perfectamente, a los que no le dieron la beca.
    Solo que ignoraban la capacidad de hacer “piruetas” literarias, que tenía Roberto Bolaño. Ya sabemos que llegó a ganarse el premio “Rómulo Gallegos”, codiciado por cualquier escritor que se respete. Abrazo.

Leave a Reply