MIRADAS DE CUBA

No sé por qué pensé que ya les había informado de lo siguiente; tremendo descuido de mi parte.
Gabriel García Márquez dirige en Cuba desde hace buen tiempo la “Escuela Internacional de Cine y Televisión San Antonio de los Baños“. Esta prestigiosa institución edita en la Internet una variada, ambiciosa y didáctica revista sobre lo audiovisual llamada MIRADAS, cuya estructura está dividida en amenas secciones que abarcan desde teoría audiovisual pasando por artículos de crítica y ensayos hasta el mundo de los blogs de cine en latinoamérica (hay un texto mío sobre cine uruguayo que en su momento publiqué en este blog). Bueno, después de la presentación formal les digo que desde el pasado mes de noviembre formo parte del equipo de escritores de MIRADAS, donde por lo general publicaré en la sección OJO CRÍTICO, que ya cuenta con mi primera colaboración: Cortázar en el cine, cuyo gorro me entero que dice Como sabemos, Julio Cortázar (1914–1984), a pesar de su trascendental novela Rayuela, aparecida en 1963, es considerado más cuentista que novelista. Y quizás por ello prefirieron sus relatos para llevarlos al cine; es decir, por el formato del cuento, por sus estructuras, por la exquisitez de sus relatos y porque siempre en ellos, como lo dijo Vargas Llosa en el prólogo a sus Cuentos Completos, “juega el autor, juega el narrador, juegan los personajes y juega el lector”, a lo que yo le agregaría “juega el director”, aunque no siempre el espectador. Les confieso que lo que motivó dicho artículo fue una pesadilla que tuve en esos días, la misma que trataba sobre una noche en que acudía a un cine inhóspito al estreno de Rayuela, del que salí cargado en brazos de enfermeros, trastornado por la catástrofe que había presenciado; y entonces me animé a especular, entre otras cosas, en una posible versión de Rayuela que fuera, en todo caso, menos dañina a mis suceptibilidades. Les recomiendo que no dejen de leer en la misma sección un texto (que no es mío) bastante inteligente sobre uno de mis directores favoritos, titulado Tres claves para leer a Kiarostami, que dice La filmografía del director iraní es una permanente búsqueda de la reconciliación de las polaridades separadas por el pensamiento instrumental que ha dominado tanto Oriente como Occidente. Es una celebración del esplendor, imprevisto y azaroso, de la realidad. El cine de este singular artista narra historias al margen de toda determinación causal o teológica. Surge del desencanto de lo divino para reencantar lo cotidiano, oscila permanentemente entre la inmanencia y la contingencia. Y está muy mal que sea yo quien lo diga, pues ahora ando metido ahí, pero ustedes juzgarán su contenido, MIRADAS, como lo es la revista madrileña KANE3 que les recomendé en su momento, son publicaciones que merecen la atención de los cinéfilos.

3 Comments

Leave a Reply