ESTAMPAS DEL CINE PERUANO

Una de las noticias que había olvidado comentar es la justificada protesta o jalón de orejas que le dió el crítico de cine Alberto Servat a los señores de Serpost el pasado 5 de enero en un artículo en El Comercio, debido a la tibia iniciativa de promocionar películas peruanas en las estampillas de correo. Tibia porque tan solo ha dispuesto Serpost -bajo no sé qué criterios ni recomendaciones- promocionar las dos películas peruanas de animación en 3D de mejor aceptación, pasando por alto producciones que, en definitiva, son una muestra de lo que es el cine peruano.
El gorro de la nota dice No podemos dejar de sorprendernos por la nota de prensa de Serpost que recibimos ayer. Con gran entusiasmo, anuncia que “por primera vez en su historia, Serpost emitirá estampillas dedicadas al ‘Cine Peruano – Innovación Latinoamericana’” . Luego Servat dice Que una entidad como Serpost anuncie que va a rendir tributo al cine peruano con la emisión de estampillas es algo que podíamos haber esperado con paciencia, sabiendo que nuestro séptimo arte finalmente sería reconocido. Pero a continuación se anuncia que “las estampillas contarán con la imagen de las películas ‘Piratas en el Callao’ y ‘Dragones: destino de fuego’, filmes que colocan al Perú como el primer país latinoamericano en producir películas animadas en formato 3D”.
Es decir, el cine peruano debe ser reconocido únicamente por un primer puesto autoadjudicado, olvidando los años de lucha, esfuerzo y trabajo que ha realizado el verdadero cineasta peruano. No, las estampillas de Serpost no rendirán tributo a los pioneros cinematográficos, ni a los realizadores de sólidas y reconocidas trayectorias, como Armando Robles Godoy o Francisco J. Lombardi. Tampoco a los éxitos de crítica de los últimos años, como son “Días de Santiago” o “Madeinusa“. Se rendirá homenaje a dos películas de animación que –sigue la nota de prensa– “se basan en los libros del escritor y actual ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, Hernán Garrido Lecca”.
Habría sido más oportuno incluso un reconocimiento a los afiches de las películas más representativas de nuestra historia. Pero Serpost apuesta por dos películas que, al margen del talento del equipo de producción, difícilmente son las más representativas de nuestro cine. Para premiar logros en animación, antes deberíamos haber honrado a quienes construyeron la verdadera historia de nuestro cine.

One Comment

Leave a Reply