NECROLOGÍA

Esta semana ha sido de luto para el cine mundial. Primero, recibimos hace unos días la noticia de la muerte de Ivonne de Carlo, aunque en su filmografía se cuentan algunos clásicos del ‘film noir’ y “Los diez mandamientos“, siempre será recordada por “La familia Munster“, resaltaba el gorro de los principales medios noticiosos, la estrella que interpretó a la esposa de Moisés en la épica “Los diez mandamientos” y saltó a la fama como matriarca de la popular serie televisiva “La familia Munster” falleció el lunes a los 84 años. En definitiva, Ivonne será recordada por su singular personaje Lily Munster, pues Lily, con su estilo de vampiresa, presidía el hogar y era la piedra angular de su gentil y a veces torpe esposo Herman, interpretado por Fred Gwynne. Aunque duró solo dos años, la serie tuvo una larga vida y derivó en dos películas, “Munster Go Home!” (1966) y “La venganza de los Munster” (1981), esta última para televisión.

Y hoy nos enteramos de otra triste noticia que ya parecía inevitable: la muerte de Carlo Ponti a los 94 años. Servat, en El Comercio, nos recuerda al hombre que fue Ponti y que quizás muchos no tomaron en cuenta en épocas en que el cine no era sino pretexto de fama y escándalos: A Carlo Ponti le debemos infinidad de películas. Supo abarcar todos los géneros y tendencias, lanzó estrellas y atravesó océanos. Produjo películas para Visconti, Fellini y Antonioni, e incluso supo imponerse en Hollywood. Pero como suele suceder con las figuras del cine que no son estrellas, su nombre permanece más ligado al escándalo de la época de su romance y matrimonio con Sophia Loren. (…) ¿Qué tienen en común películas tan diferentes como “Doctor Zhivago” y “Une femme est une femme“? La primera es un clásico del cine a gran escala, una portentosa adaptación de una famosa novela y protagonizada por un elenco internacional. La otra, una comedia rebelde, inclasificable dentro de los parámetros habituales y a la que podemos referirnos como un ejemplo de la ‘nouvelle vague’. Sin embargo, ambas fueron producidas por Carlo Ponti. Y aquí está la importancia de este hombre. Carlo Ponti se ha ido y se ha llevado en sus pupilas los convulsos cambios políticos, sociales, tecnológicos y económicos del cine desde sus primeras producciones en los años cincuenta con filmes inolvidbles como “La Strada”, “Matrimonio a la Italiana”, “Bocaccio ’70”; ha partido y nos ha dejado, además, a los miles de cinéfilos que seguimos su obra, una gran tristeza pero también, la lección de que el cine sin pluralidad, sin compromiso estético y sin pasión, está condenado al olvido.

2 Comments

Leave a Reply