INSTRUCCIONES PARA VER APOCALYTO

Mi amiga Magda, estudiosa de la obra del escritor Juan García Ponce y administradora del blog mexicano APOSTILLAS LITERARIAS y directora de la prestigiosa revista literaria NARRATIVAS, ha levantado su voz de protesta en contra de la reciente producción de Mel Gibson, APOCALYPTO. Aunque todavía no llega dicha película a la cartelera limeña, y conociendo lo serio e inteligente que es el juicio de Magda, y sobre todo, la fanfarria caza-taquilla con que se aglutina Gibson como director (ahí tienen La Pasión de Cristo), sospecho que a mi amiga no le falta razón en su reclamo. He trascrito su breve post paro antes quisiera notar que la conocida y reconocida revista Letras Libres también se ha manifestado al respecto, invitando al despistado e inocente espectador a enterarse de lo que representa históricamente la cultura Maya en que Gibson basa su ficción. Y me pregunto si con esto no se armará en México algo semejante a lo que se armó aquí el año pasado con MADEINUSA. Lo dudo, pues Gibson no es mexicano y eso quizás le quite algo de hierro. Veremos. Magda dice:

Hace unos días vi la película Apocalypto en casa de unos amigos. Lo malo fue que la vi mientras cenábamos, la cena me hizo circo en el estómago ante semejante “churro”, como decimos por acá a las pésimas películas. Da verguenza ver que ni tan siquiera tomaron un libro de tema general sobre la cultura maya. Hasta las supuestas pirámides parecían de cartón. Los mayas fueron tan grandes y tan importantes que es verrdaderamente vergonzoso verlos como salvajes gritando, entre otras monerías igualmente horrendas. En lugar de Apocalypto debería de llamarse Aporquería. Y lo preocupante es que esta película dará la vuelta al mundo y quien no conozca la historia de México (y no sólo de México, sino del mundo maya que abarca mucho más) creerá en tanta tontería que escuchará y verá en este film. En el nuevo blog de Letras Libres hay un texto interesante al respecto, se titula INSTRUCCIONES PARA VER APOCALYPTO, por favor léanlo antes de ver ese panfleto de película, pero les recomiendo no gasten su dinero por ver algo así. Es sólo un espectáculo hollywoodense, nada más.

4 Comments

  1. y si..
    hay muchas mentiras avaladas caminando por ahi..
    Como en los libros de escuela.
    La madre de una amiga(una gran maestra rural) no conto que hace ya varios años, Luis un chico que vivía en la Patagonia(argentina)vijaba a los catorce años por primera y quizas única vez a Buenos Aires (capital)en un viaje de estudios.Para llegar, el tren atravesó la Pampa, zona ganadera por exelencia en el país, muy presente para los manuales de historia, y el dijo: ¿ah señorita, La pampa existe?
    Si claro dijo la maestra, no te acordas que lo leímos en los libros!
    Si dijo el desconsolado, es que en el libro también decían que los indios eran salvajes y asesinos, y como mis padres son indios y no lo son, pense que quizas La Pampa no existía..

    Una gran historia!
    muy buen blog!
    Saludos.

  2. Anónimo

    Saludos ôscar.
    No he visto la película de Gibson, pero por lo que comenta tu amiga… parece ser más de lo mismo… la mirada desdeñosa mirando al continente colonizado.
    ¡Caramba¡ Tanto de grandeza que existe en las culturas preincaicas, con tanto dominio de la geometrìa y otras ciencias que hoy al leerlo aún nos asombra.
    Zenia desde http://imaginados.blogia.com

  3. Gracias por las referencias querido amigo. Como comentó un amigo en mi blog: “¿Sabrá el buen director qué es el Popol Vuh? ¿Y las razones proteicas intrisecas a la cultura mesoamericana? ¿Y el carácter ritual inmerso en la cosmogonía maya? No cabe duda, Gibson ha hecho una película a la altura de sus posibilidades. ¿Qué otra cosa?”.

    A Carlos Manzano, el también editor de Narrativas, y a mi nos encantó tu texto. Ojalá vuelvas a participar. Muchas gracias.

Leave a Reply