¿A SCORSESE LO QUE ES DEL CÉSAR?

Como era de esperarse, las mejores o más surtidas notas en el mundo respecto del Oscar vinieron luego de aquella alborotada entrega del lunes 26, siguiente a la premiación dominical. Deteniéndome un momento en lo dicho en Perú, tropiezo el día martes 27 con la sección Escenarios de Perú.21. Ésta mostraba una columna con la opinión de algunos cineastas peruanos sobre el Oscar. Hubo de todo. Para Chicho Durand el Oscar debió ser para “Babel” y para su director (Iñárritu), y aseveró que Los Infiltrados” es un filme menor. Lamentablemente, creo que por lo breve de la nota, no dice a qué se refiere con el término “filme menor”, y con ello genera cierta confusión: puesto que no sabemos qué significa “menor” en materia de cine para Durand. Ni tampoco si considera “menor” a “Los Infiltrados” dentro de las nominadas a Mejor Película y Mejor Director. O, en otro caso, la considera “menor” dentro de la filmografía de Scorsese. Pero ahí no acaba la cosa, puesto que de imaginar que su afirmación encaja en lo primero, nos vemos obligados, como lectores, a cuestionarnos respecto de qué es un filme “mayor” para el director de “Coraje”. En todo caso “mayor que” o “menor que” son relaciones propias de lo cuantificable, no de lo subjetivo, mundo al que pertenece el arte. De cualquier manera, creo que deberían tener mayor cuidado al publicar medias opiniones u opiniones confusas que se prestan a múltiples interpretaciones que, por lo general, no son explicadas luego a los lectores.
Seguidamente en la susodicha columna, Augusto Tamayo dice el Oscar a Scorsese ha sido un reconocimiento a su carrera. Es merecido, aunque su filme no es el mejor. Otra vez la ensalada de ideas. Entonces: ¿el Oscar a Scorsese ha sido una especie de “premio consuelo”? No lo creo. Comparto con Tamayo la idea que “Los Infiltrados” “no es el mejor” film de Scorsese; ahí están “Toro Salvaje” derrotado por “Gente Corriente” de Robert Redford en 1980 y “Buenos Muchachos” relegado por “Danza con lobos” de Kevin Costner en 1991. No obstante afirmar que el Oscar a Scorsese “Es merecido” responde más a una cuestión de orden romántico que a un orden crítico; (salvo que se discuta sobre uno honorífico) y no es que esté mal ser romántico, sino todo lo contrario si se quiere y más aún si uno es cineasta; pero luego de la piadosa sentencia decir que “su filme no es el mejor”, unidas ambas frases, también se presta a varias interpretaciones que llaman a pensar en cuestiones que no serán respondidas en “Los Infiltrados”, y que, por el contrario, podrían leerse desde la orilla de lo que no se dijo en forma abierta o clara: que la película no merecía el Oscar pero su autor, bajo no sé qué síntomas, sí, y ello, extrañamente, complace.

Ya sabemos que el Oscar no obedece meramente a cuestiones de orden estético; sino también a temas políticos, sociales y en los últimos tiempos, raciales y ambientales y otras. Bajo estos parámetros de apreciación a los que nos tiene acostumbrados la Academia, resulta no sospechoso sino sorprendente que “Babel”, una buena película que trata sobre los temas que deberían de encandilar los últimos ojos del jurado (incomunicación, xenofobia, terrorismo, etc.) haya sido echa a un lado por “Los Infiltrados”. Hasta aquí no se discuten cuestiones de orden crítico en lo que concierne a materia de cine, sino, la tendencia de premiación de los últimos años.

Algo que podría desgajarse de la victoria de “Los Infiltrados” sobre la expectante nominación de “Babel”, y quizás para buscarle camino a lo dicho por Tamayo, es que quizás la Academia ha empezado a oírnos y entonces desea limpiarse de ciertos prejuicios y culpas, y, en todo caso, indicarnos que el Oscar se está encaminando a ser no un mero divertimento comercial, muy distante de las filosofías y tratamientos de reconocidos festivales como la Berlinale, Cannes, San Sebastián, etc. El tardío reconocimiento que coge con vida a Ennio Morricone, es indicio de ello. Entonces, surgen más interrogantes: ¿Y si Scorsese no hubiera concursado en esta edición, habría ganado “Babel”? ¿Si hubiera sido otro el jurado de esta 79º entrega de los premios de la Academia, habría ganado “Babel”? Subjetividad. Nunca lo sabremos. Lo que sí no me permito son comentarios u opiniones que por cuestiones poco críticas y serias, por su inexplicada ambigüedad, pudieran mermar la calidad de una película a favor de otra; o de un director/creador a favor de otro. Eso es poco serio y en todo caso, para ello, no gastar las páginas de un diario.

Insistiendo con el tema líneas abajo continúa Federico García H. recalcando que El Oscar se lo llevó Scorsese pero era para Iñárritu. Solo fue una suerte de desagravio. Son suposiciones y en todo caso sería mejor realizar un análisis comparativo entre ambas películas (si eso es posible sin ser imparcial e impersonal), aunque igual solo serviría para algo muy distinto que demostrar nada que no sea la sapiencia o la inteligencia o la pasión de alguien que poco o nada podrá hacer por lo ya resuelto por la Academia. La remata ‘el padre del cine peruano’ Armando Robles Godoy diciendo Fue un Oscar honorífico a Scorsese, quien movió sus influencias. ¡Por favor! ¡Qué seguridad! No creo que Robles Godoy esté en contacto con influencias o “mafias” que le reporten a él sobre que pieza ha sido movida o consultada, de existir tales organizaciones que, por lo que se entiende, son el jurado mismo o personas que pudieran controlarlo ni menos, enterar de ello a Robles Godoy. Y como cereza, el día de hoy miércoles 28 aparece, también en Perú.21 (uno de mis diarios favoritos), una cortita del ganador del único Oscar de “Babel”, el argentino Santaolalla, diciendo Fue medio bajón (deprimente). ‘Babel’ se merecía el Oscar como Mejor Película. La de Martin Scorsese (Los Infiltrados) era un ‘remake’. Nótese que no defendió a Iñárritu, sino a la película, pero bajo un argumento totalmente fuera de lugar. En todo caso hubiera exigido el buen músico Santaolalla que “Babel” se llevase un premio a Mejor Guión Original; aunque ese se lo dieron a “Pequeña Miss Sinshine“. En fin. Parece que toda esta polémica recién empieza.
Me gustaría poder leer de alguno de los cineastas involucrados en dicha columna, algún texto en donde se nos permita acercarnos a sus apreciaciones críticas al respecto, y no quedarme con este mal sabor después de haber leído, como los miles de lectores de Perú.21, las primariosas ligerezas vertidas sobre la reciente premiación de Scorsese y “Los Infiltrados”. Ligerezas que claro, a todos se nos permite; pero no en todos cobran la misma importancia.

2 Comments

  1. Yo al final no pude hacer el comentario sobre su corto de 1989. Creo que fue más un Oscar honorífico que por ser la mejor película. Babel o Miss Sunshine me parecían un poco mejores, aunque este año fue muy reñido, mucha calidad. Y eso es bueno, significa que los Oscar van enmendándose.
    Scorsese se lo merece, en todo caso.

Leave a Reply