ESPERADO ESTRENO

Ya estamos acostumbrados a que cada certamen de la entrega de premios de la Academia nos sorprenda medio cojos en cuanto a las películas nominadas. Este fue el caso de la película que le valió el Oscar a Mejor Actor Principal a Forrest Whitaker, El Último Rey de Escocia, ya en cartelera limeña desde el día de ayer. Coloco esta sinopsis aparecida en El Comercio; aunque muchos de nosotros ya sepamos de qué va la película, y próximamente la comentemos en estas págimas.

SINOPSIS

Existen pocos tiranos contemporáneos cuyas figuras hayan conseguido penetrar con tanta fuerza en el imaginario popular de Occidente como en su momento lo hizo Idi Amin Dadá, el dictador de Uganda de quien se decía, entre otras perlas, que era un entusiasta practicante del canibalismo y que su dieta solía estar compuesta por los restos de sus principales adversarios políticos. Lo cierto es que, pese a la forma en que fue caricaturizado, Amin y, sobre todo, la popularidad que todavía conserva entre buena parte de los habitantes de su país siguen siendo todo un misterio. En esta cinta, el ganador del Óscar Forest Whitaker consigue meternos en la piel del gobernante y su entorno a través de la figura del doctor Nicholas Garrigan (James McAvoy, en una interpretación que tranquilamente también pudo recibir una nominación al premio de la Academia), un joven idealista escocés que, por el azar del destino, termina convirtiéndose en el médico personal de Amin.

UNA ACTUACIÓN CONSAGRATORIA

A los 45 años, Forest Whitaker logró el papel de su vida en este filme, que le valió no solo el reconocimiento unánime de la crítica sino también el primer Óscar de su carrera. “Al interpretar a Amin tenía la responsabilidad añadida de realizar un retrato honesto de una persona, algo que podía incluso afectar a todo un país”, asegura el actor.

One Comment

  1. Ayer vi «El último rey de Escocia». Y, como bien dices, la actuación de Forest Whitaker fue consagratoria. El Idi Amin que encarna me pareció más esférico: vale decir, lo presenta como lo sanguinario que era, pero no estereotipándolo y hasta matizándolo con cierta dosis de carisma… En todo caso, el mérito de esta cinta es intentar recrear el contexto en que este dictador africano vivió para entenderlo mejor, sin por ello justificarlo…

    Saludos

Leave a Reply