CANNES EN TRUJILLO

Mi amigo Gerardo Cailloma, director de los cineclubes de la Alianza Francesa y de la Universidad Privada del Norte, me ha envíado la programación de un estupendo ciclo de cine sobe Cannes, uno de los festivales de cine más prestigioso del planeta. Al respecto Gerardo, como es su costumbre con cada ciclo que presenta, ha escrito un texto bastante didáctico e interesante que voy a compartir con ustedes no sin antes indicarles que películas como ROSETTA, TIEMPOS VIOLENTOS, UNDERGROUND, EL TAMBOR DE HOJALATA, DANZANTE EN LA OSCURIDAD, LA ETERNIDAD DE UN DÍA de directores como los hermanos Dardenne, (de quien hace poco vimos en la cartelera limeña EL NIÑO), Kusturika, Lars Von Trier y el alucinante Theo Angelopoulos. Además, me entero de que Gerardo es otro que se suma a las filas de quienes piensan que el Oscar a Scorsese fue una suerte de premio consuelo.

CANNES, UNE AUTRE FOIS: PALMARÈS

Nuevamente Cannes, nuevamente uno de los festivales de cine más exitoso y sesudo en cuanto a su proceso de selección de filmes enviados de todas partes del mundo, de toda lengua existente y propuesta imaginable. Necio sería decir que no tiene alguna influencia económica, pero este factor no es decisivo en la elección rigurosa que se hace con un jurado venido de todas las latitudes, conformado no solo por directores o actores, sino por personas que están ligadas a este quehacer. El ambiente político mundial sí tiene un peso decisivo, a tal grado que muchas veces ha dejado en ridículo ese show comercial que es el Oscar, premiando filmes, actores y directores que fueron postergados o vetados por la maquinaria económica hollywoodense. Además es la más amplia vitrina del cine mundial, ese que no se dignan a ver los estudios norteamericanos o anglófonos; recientemente estos últimos estudios cinematográficos han abierto la puerta a otras cinematografías; pero es porque, como el famoso Grammy latino, trabajan en canteras de Hollywood, sea para sus estudios o porque sus actores o directores ya residen allí, caso de Venicio del Toro, Antonio Banderas o Penélope Cruz. Haciendo un paréntesis, fue maravilloso oír a Ennio Morricone hablando su lengua; oneroso oír a todos esos latinos y españoles postergando al castellano. En fin, cosas del comercio.

Tampoco Cannes es para dar premios consuelo como el caso de Scorsese, olvidado en sus reales obras maestras como EL TORO SALVAJE o GOODFELLAS; premiado esta vez con una cinta menor frente a las nombradas. Cannes trabaja para honrar el arte cinematográfico, por eso el jurado es tan variado como interesante, gente que vive en el cine, que ve mucho cine de latitudes diversas. Gracias a ello, muchas cinematografías inéditas y escondidas han llegado a circuitos comerciales mundiales. La rueda comenzó cuando el mundo contempló con ojos asombrados un esplendoroso cine mexicano con Emilio Fernández y MARÍA CANDELARIA (1946), los destellos del Neorrealismo italiano y ROMA, CITTÀ APERTA (1946) y MIRACOLO A MILANO (1951); Buñuel es premiado por primera vez como director con la grandiosa LOS OLVIDADOS (1951); si Bette Davis no recibió el Oscar por mejor actriz por su ALL ABOUT EVE, sí obtuvo el premio por ser la mejor en Cannes 1951. Hubo algunas gratas coincidencias entre Hollywood y Cannes cuando se abría el Japón de post guerra y ambas dan el premio a JIGOKU-MON de Kinugasa (1954). El avance de la televisión también hizo coincidir a ambas, por lo que seleccionaron una propuesta nueva y avasallante: MARTY (1955). Fue un documental que comienza a marcar la independencia entre la visión comercial y la visión artística de ambos festivales: LE MONDE DU SILENCE (1956) de Jacques Cousteau y Louis Malle lo dice a clara voz. Los 60 viene con LA DOLCE VITA de Fellini, y el escándalo con la iglesia y todos esos pormenores. Para seguir provocándola ad portas del Concilio Vaticano II, VIRIDIANA, irreverente film de Buñuel se levanta con las Palmas en 1961. También en 1962, van a premiar en otra categoría a nuestro director con EL ÁNGEL EXTERMINADOR. Van apareciendo cinematografías de Argentina con Torres Nilsson y de Brasil. Europa se vuelve un hervidero de ideas, muchas de las cuales van a ser premiadas a través del cine en diferentes movimientos como la Nouvelle Vague (François Truffaut) y el Free Cinema (Richard Lester y Lindsay Anderson). Estas ideas revolucionarias perturbarán la sociedad francesa y van a frustrar la versión de Cannes 68.

La protesta de las calles llegó a las salas de proyección de Cannes. Esta secuela traerá filmes como M.A.S.H (1970), IL CASO MATTEI (1972) y LA CLASE OPERAIA VA IN PARADISO (1972), premiadas con las Palmas. Hollywood le cerró las puertas a Coppola con su APOCALYPSIS NOW, Cannes la premia en 1979; desde los 80 los “otros cines” llegan a las pantallas de Cannes con madurez y surge Kusturica, Kiarostami, Chen Kaige, Abouladze, Zhang Yimou, Egoyan, Jarmusch, Angelopoulos, Lars Von Trier, Wong Kar Wai, Benigni, Moretti, De Oliveira, Almodóvar, entre otros más, que hacían cine y reciben su reconocimiento y su lugar en el mundo de la cinematografía mundial.

La ALIANZA FRANCESA DE TRUJILLO y el Dpto. de HUMANIDADES DE LA UNIVERSIDAD PRIVADA DEL NORTE ofrecen este nuevo ciclo de diversos Palmarès, el cual nos dará otra gran oportunidad de ver esas cinematografías postergadas por el circuito comercial y que son obras maestras de imperdible visión. Las proyecciones se harán en el local de la Alianza Francesa los días viernes en las fechas señaladas a las 7:19 p.m.. El ingreso es gratuito. La programación y las sinópsis están colgadas aquí.

Leave a Reply