SCOOP: UNA MALA RECETA

Recuerdo haber escrito en la reseña que hice de Melinda y Melinda que aquélla era la película que me había hecho volver al cine de Woody Allen: pues hasta antes de ella, pensaba yo, el divertido director neoyorkino se venía sutilmente repitiendo desde hacía algunos años, y entonces ya no era tan apetecible sentarse a ver algo que uno, más o menos, sabía ya de qué iba. Y más con esa terca o cabalística vocación de estrenar un film por año, que inevitablemente nos hace cuestionar la calidad de su cinematografía. Bien, todo ello había quedado aparentemente disimulado u olvidado luego del exitoso estreno de Melinda y Melinda en 2004, y luego parecía enterrado cuando se estrenó Match Point en 2005, primer film suyo rodado en Inglaterra. Dos buenos filmes en dos años. Woody había vuelto, me dije. Sin embargo poco duró mi ilusión cuando vi Scoop, rodada también en Inglaterra y también con mi Scarlett Johansson en el reparto, más la actuación del mismo director. No pude verla en su momento en ninguna sala de cine (a pesar de saber que me estaba privando de la belleza de la Johansson, vuelta ahora un sex simbol) así conseguí un DVD en que se leía al respecto de Scoop: “El hombre perfecto”. “La historia perfecta”. “El asesinato perfecto”. Mucha “perfección” me dije para Woody Allen, y me senté a verla, y no me equivoqué en mis suposiciones. Scoop me estaba trayendo al Woody Allen del cual yo había decidido escapar.

Los temas recurrentes como fantasmas en la filmografía de Allen, son los fantasmas mismos: los muertos que interfieren con los vivos y la broma en que se convierte el estar muerto, como si la muerte fuera la prolongación de un chiste que empezó cuando vivos. Esto también se repite en Scoop. Un reportero que muerto se le aparece a una joven estudiante de periodismo (Scarlett Johansson) en la cabina de un mago (Allen) para informarle de un caso de asesinato que cuando vivo, el periodista no consiguió desarrollar; el mismo que despierta un inusitado interés en la joven que, cosa esperada, iba a involucrar en dicha investigación al mago, Woody Allen. Como una especie de Laurel y Hardy más recatados, Allen y Scarlett se convierten en un improvisado dúo de detectives cuya única motivación es descubrir un crimen avisado por un periodista muerto. El argumento ya es bastante insustancial en su planteamiento. Digo insustancial y no cómico, pues lo que se supone sería misterioso se convierte en enredos predecibles que sirven para apreciar el histriónico talento de Allen como actor, y, en general, para rectificar que a la bella Scarlett Johansson no le quedan muy bien los papeles de “chica tonta” o despistada, y más bien sí aquellos que le exigen su lado dramático (Muchacha con perlas, Match Point).

Pedirle madurez a Woody Allen es algo imposible, y quizás por ello sea tan querido por muchos. No obstante Scoop está bastante lejos del buen nivel que logró en sus dos anteriores cintas, en que lo argumental se convertía en un firme soporte de sus historias; descontando la pareja y destacada performance de los actores. Y en ello no tiene nada que ver el humor, ingrediente característico que matiza muy bien en toda su filmografía. Así, Scoop, planteada como una comedia-negra, no llega jamás a esbozarnos la intensidad y preocupación por lo oculto propios de las pesquisas detectivescas; ni tampoco nos llega a divertir desde ese punto de vista pesimista de ver la vida, como es el caso de “Robó, huyó y lo atraparon” (Take the money and run), por ejemplo. Y si hay algo que rescatar en este divertimento alleniano, como sucede en casi toda su filmografía, eso es la versatilidad de los diálogos.

Y porfiando con el travieso Woody, ya me enteré que su próxima película será rodada en Barcelona con Penélope Cruz, Scarlett Johansson y Javier Bardén. Dicen que será una película que trate sobre una seria historia de amor. Aguardemos por verla.

2 Comments

  1. Es lógico, una peli por año, no todas pueden tener la misma calidad. Pero Allen siempre es bienvenido, y la próxima en Barcelona, veremos. A mi la Penélope no me convence, a pesar de tanto marketing, aunque Bardem si lo hace.
    No veas como estoy de atareada con el Festival de Málaga.

  2. Yo también pienso que Scoop cortó la racha positiva de Woody Allen. Tanto Melinda y Melinda como Matchpoint son películas logradas (aunque para mí la última tiene el plus de tener en el reparto a Scarlett).
    Bueno, esperemos a ver esta nueva cinta a filmarse en España. Ojalá nomás no se apresure y se tome todo el tiempo necesario.

Leave a Reply