MY BLUEBERRY NIGHTS

La última película de Wong Kar Wai mostrada en Cannes 2007 me ha probado tan solo una cosa: los genios también se equivocan.

Noches de Placer” (“My Blueberry Nights”, 2007) es una tediosa exploración de nocturnas individualidades marcadas por lo inmediato. Un atosigante tour al interior de pocas locaciones bajo techo, donde se respira un contenido aburrimiento. Un invernadero de soledades que jamás florecerán. El argumento es un amasijo de situaciones que muy pronto empieza a opacarse debido a que su director optó no por la profundidad sicológica o siquiera la insinuación, sino por la perpleja contemplación.

Jéremy, encarnado por un trivial Jude Low, es un joven amable que posee un desconocido café en Nueva York al que acude Elizabeth (Norah Jones) una noche. Allí se entera de la infidelidad de su novio y entra en crisis, huyendo del local, aunque retornando en la madrugada, congeniando con Jéremy casi al amanecer. La infortunada y extraviada Elizabeth decide probar suerte lejos de Nueva York, trabajando como mesera en un bar. Muy pronto entabla amistad con Arnie (David Strathairn), un policía asiduo cliente quien consume sus noches libres bebiendo en la barra, aguardando por la llegada de su esposa que ha decidido vivir a su aire. Luego, aún más lejos de Nueva York, Elizabeth consigue empleo como azafata en un casino de baja monta, donde entra en contacto con una ludópata (Natalie Portman) que lo pierde todo y que, como Arnie y Jéremy, también discurre en los laberintos del abandono o la resignación.

Luego suceden algunos enredos bastante previsibles en cada una de las historias individuales. Enredos que tienen a Elizabeth como eje forzado de conexión entre ellas, sin aportes de ningún punto de vista. Los personajes cándidos son ya un lugar común cuando no desatan nada interesante. Ya sabemos que la vida suele pasarles por encima. Luego de ello, todo padecimiento se homologa y pierde textura. Así, nos convertimos en meros testigos de insustancialidades que respiran a ritmo lento, bañadas de una paciencia e indiferencia exasperantes. ¡Qué lejos estamos de “2046”! ¡Qué lejos de “In the mood for love”! Son insuficientes los guiños visuales con ambas genialidades del desamor y la nostalgia. El paso del tiempo trastocado y ritmado por días y millas. La prolongada fugacidad de ruidosos trenes. Los primeros planos a purpúrea contraluz. Nada alcanzó para rescatar a una historia condenada al letargo. En más de un pasaje he extrañado la libertad de Cassavettes. O la explosividad de Fassbinder.

Me queda la duda respecto de lo rico que pudo haber sido tratar tan solo y por aislado una de las cuatro historias de una manera breve y sugerente. Nada más. Algo semejante al cuidado de “La mano”, mediometraje que Won Kar Wai incluyera en “Eros”, 2004, junto a otros de corte erótico de Soderbergh y Antonioni. En “La Mano” la tímida relación de un aprendiz de sastre y una refinada prostituta genera un mar de contenidas pasiones. ¿Acaso Kar Wai jamás podrá ser Kar Wai sin actores orientales? ¿Ya nos malacostumbró al fino sello de su melomanía? ¿A su mesurada consecución de estruendosos silencios? Dicen que no existen malas historias, sino historias mal narradas. Y ésta, salvo por su estética visual, lamentablemente es una de ellas.

Zemanta Pixie

7 Comments

  1. Tour Perú Gabriel Alegría Sexteto de Jazz Afroperuano
    temporada de conciertos el 12, 19 y 26 de Julio en el Jazz Zone

    Gabriel Alegría Sexteto de Jazz Afro-peruano vuelve a Lima en julio, luego de una exitosa gira por Estados Unidos donde su último Cd, Nuevo Mundo, ha logrado una buena acogida de parte de la crítica especializada y el público, ubicándose rápidamente en los rankings de preferencia de Jazz.

    La banda liderada por Gabriel Alegría (trompeta) e integrada por Laurandrea Leguía (saxofón), Hugo Alcázar (batería, percusión), Yuri Juárez (guitarra), Huevito Lobatón (cajón, percusión) y Ramón de Bruyn (contrabajo), ofrecerá una temporada de conciertos en el Jazz Zone, en Cusco y en Ica.

    Y siguiendo a la banda desde Estados Unidos, viene un numeroso grupo de amantes del jazz afro-peruano, que se han unido al programa Tour Perú Jazz Afro-peruano, un proyecto de turismo musical, cultural y vivencial que permite una nueva forma de aproximarse a nuestra cultura y conocer el Perú partiendo del Jazz.

    Los conciertos en Lima se realizarán los sábados12, 19 y 26 de julio a las 11 p.m. en el Jazz Zone de Miraflores. La entrada general está a 40 soles y ya se puede adquirir desde ahora tarjetas de reserva anticipada, en el Jazz Zone.

    En el extranjero el Sexteto de Jazz Afro-peruano se está consagrando como una fuerza en la movida del Jazz. Es el primer grupo netamente peruano que ingresa a los rankings radiales de jazz. Ha realizado cuatro giras exitosas vendiendo más de 2,000 discos de manera completamente independiente (sin usar tiendas ni distribuidores). Hoy están ubicados en el “main stream” del jazz en Norteamérica. La crítica del disco publicada por Downbeat, una de las revistas más importantes de jazz, lo confirma.

    Durante los últimos 19 años, Gabriel Alegría y Hugo Alcázar han venido trabajando el tema de los ritmos peruanos, especialmente los afro-peruanos y la composición contemporánea. El Sexteto de Jazz Afro-peruano que formaron hace cuatro años, representa un sonido nuevo que logra unir los elementos de la música peruana y el jazz, llevando el rumbo de la música afro-peruana a nuevas fronteras.

    Gabriel Alegría ha logrado fusionar la música afro-peruana con el jazz de una manera orgánica, donde los lenguajes musicales existen uno con el otro sin tensiones. En su propuesta no sólo son ritmos, melodías y armonías que se mezclan, marca la diferencia porque en la fusión que logra, también están el espíritu e intención del jazz y la música peruana y los puntos de encuentro espirituales entre sí.

    Acerca de Gabriel Alegría

    Nació en Lima en 1970, dentro de una familia muy creativa, su abuelo Ciro fue uno de los mejores novelistas de su tiempo y su padre Alonso, un aclamado dramaturgo. Hoy Gabriel Alegría es una de las figuras más influyentes del jazz en el Perú y está generando todo un movimiento en torno al jazz afro-peruano a nivel internacional. Actualmente se desempeña como Director Asociado de Jazz Studies en la Universidad de Nueva York; tiene un Doctorado en Jazz de la Universidad Southern California y una Maestría en la Universidad de Nueva York
    En el 2000 funda Jazz Perú Internacional (JPI), la primera organización de intercambio cultural de Jazz en el Perú. Gabriel y Jazz Perú Internacional trabajan conjuntamente para difundir internacionalmente el jazz Afro peruano.
    Musicalmente, Gabriel combina su acercamiento del Jazz Americano con el Jazz afro peruano, esto ha sido posible gracias a su apasionado y cuidadoso estudio del jazz en el Perú. Debido a esta mezcla, Gabriel ha desarrollado un estilo y concepto únicos.
    Compositor, maestro e intérprete de trompeta, Garbriel ha tocado con grandes de la música Placido Domingo, Natalie Cole, entre otros; además ha tocado con la Filarmónica de Lima, realizado conciertos en las Naciones Unidas y ha viajado por todo el mundo difundiendo la música del Jazz afro peruano.

    *Agradecemos la difusión de la presente información.
    Of. Prensa/ Diva Producciones
    Telfs. 445.4421/ 446.3623/ 999859231

  2. Es la primer peli que veo de Won Kar Wai, seguro por no tener contrastes del mismo director no logro ver muchas de las cosas que comentas, visualmente me encantó el uso de los colores, los desplazamientos del rojo, amarillo y azul en tres momentos distintos de la movie. Es verdad que la historia es bastante obvia, pero me gustó mucho la fotografía, las tomas detrás de las ventanas como asomos, como un curioso que pasa, no sé, igual ya veré más a este compadre, por lo pronto gracias por la reseña pues, saludos desde Guatemala

  3. Pienso que una obra de arte no necesariamente tiene que mostrar profundidades psicológicas ni tramas elaboradas. Es como comer un pay; si uno se pone a pensar en la calidad de cada ingrediente, se pierde la oportunidad de disfrutarlo. Me encantó esta película, no por la sofisticación de sus personajes, sino porque justamente la ausencia de completud de éstos, hace que uno se anime a completarlos, a saborearlos como uno desee… A veces lo rico no está en un producto acabado, sino en el placer de conjeturar lo que no se nos da.
    Saludos y gracias.

Leave a Reply