Vila-Matas al cine

El cazador de “bartlebys” y confeso apasionado de Walser, Enrique Vila-Matas, verá su novela El viaje vertical adaptada al cine. La nota aparecida en El País el pasado fin de semana así lo confirma: La directora Ona Planas, forjada en la publicidad y el cortometraje, debuta en el largometraje llevando a la pantalla, por primera vez, el mundo del escritor. La película, homónima al libro de Vila-Matas, cuenta con Fermí Reixach y Jeannine Mestre en los papeles principales. Rodada en Barcelona, Sevilla, Cádiz y Mallorca, está producida por Mallerich Films, Miramar Producción y Jaleo Film, y cuenta con la participación de las televisiones autonómicas de Cataluña, Baleares y Andalucía. La tv-movie ha sido seleccionada para participar en la selección oficial del Festival de cine de Las Palmas de Gran Canaria. Vila-Matas es uno de mis escritores preferidos no solo porque estamos hermanados en el culto a Robert Walser y a lo “invisible”, sino porque su poética consigue despertar aquello que suele pasar desapercibido: el triunfo de lo simple y lo cotidiano en la naturaleza humana. El viaje vertical consiguió en 2001 uno de los más prestigiosos premios de novela en lengua castellana: el Rómulo Gallegos (antes obtenido por Mario Vargas LLosa, Sergio Pitol y Roberto Bolaño). El episodio que desata la historia de la novela (una travesía metafísica y geográfica a su vez) y la novela misma, nos es narrado por un personaje que cede su protagonismo a una persona-fantasma, convertido finalmente en el protagonista principal, Federico Mayol, quien “durante siete sesiones intensivas, fue reconstruyendo para mí la historia de su exilio”. Como un tributo a Bartleby, el escribiente de Melville y a Wakefield de Nataliel Hawthorne, el “viaje vertical” de Federico Mayol empieza al día siguiente de celebradas sus bodas de oro con Julia, su esposa, “que estaba pelando guisantes en la cocina bañada por la luz”, y le dice que le gustaría que se fuera de su lado porque “quiero saber quién soy, lo necesito”. Así desaparecen “más de cincuenta años de dulzura y docilidad”. Esperemos que sea bueno el debut como directora de Ona Planas y que su primer filme, basado en uno de los libros más leídos de Vila-Matas, eluda el hechizo de terca invisibilidad y extinción que rodea a los personajes del escritor catalán.

3 Comments

  1. Anónimo

    señor Oscar Pita, por favor, tenga la amabilidad de pagar las dos cajas de chelas que se chupó en el barcito La tía Lucha. Llevamos más tres 3 semanas esperando que se acerque y salde su arruga.

    Casimiro Cienfuegos
    Cevichero
    Gerente

Leave a Reply